rutinas

“Las rutinas diarias son para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida”  Rudolf Dreikurs

¿Qué ocurre cuando un niño no sabe que tiene que hacer después? Esa es la pregunta que tenemos que responder. La rutina proporciona seguridad, orden y -lo más importante- elimina la incertidumbre del niño ya que el niño sabe lo que va a pasar a continuación.

Si conseguimos implantar una rutina o un hábito a un niño, implantaremos responsabilidad y seguridad desde la infancia, lo que en un futuro ayudará a crecer con estabilidad y forjando una personalidad segura y consciente.

Ahora bien, ¿qué son las rutinas? Realmente, son situaciones de aprendizaje que los niños y niñas realizan diariamente, de forma estable y permanente. Por ejemplo, saber cuánto tiempo tienen que dedicar a las tareas, saber que después de las tareas van a tener un tiempo de ocio, etc.  Es primordial no forzar el ritmo de la actividades ya que debemos adecuarnos y respetar los principios cognitivos y sociales del niño.

También cabe resaltar que las rutinas no son actividades rígidas y mecánicas, sino que permiten a los niños y niñas anticipar acontecimientos, relacionar tiempos y espacios así como romperse en ocasiones puntuales como una fiesta o cualquier celebración. Además, llegados a cierta edad,  alrededor de los 8 años, podemos dejar que decidan ellos mismos, por ejemplo, el tiempo que quieren dedicarle a una tarea o el orden que van a seguir. Para el niño es tan importante saber que su entorno es seguro como aprender a ser flexible y adaptarse a los cambios. Unas rutinas calmadas y flexibles ayudan al niño a sentirse tranquilo y seguro en distintas situaciones; unas rutinas rígidas, en cambio, pueden contribuir a que el niño se sienta inseguro ante cualquier pequeño cambio.

Beneficios de las rutinas y los hábitos:

  • Hacer algo que el niño sabe realizar y llevarlo a cabo crea un estado de tranquilidad y además desarrolla su autoconcepto.

  • Perseverancia, entendida como la firmeza y constancia en la manera de hacer sus tareas.

  • Autonomía. Conseguir que el niño sea capaz de hacer lo que quiere.

  • Desarrollar destrezas y habilidades básicas.

Alguero, M. (2013). La importancia de los hábitos y las rutinas para los niños y bebés. Guíainfantil. com. Pelegar Medios SL (2000-2013).

Doblas, M. y Montes, M.D. (2007). el diseño de las rutinas diarias. 2018, de orientación andujar Sitio web.

Bilbao, Á. (2015). El cerebro del niño explicado a los padres. Plataforma.

Francisco Mira

Departamento de Orientación